Las tendencias que tendrán impacto en los viajes de negocios en 2020

29 enero, 2020 6 min

Echemos un vistazo al futuro y veamos qué tendencias pueden esculpir la experiencia de viaje en 2020, además de algunos consejos adicionales para los travel managers (TM) sobre cómo afrontar los cambios que se avecinan.

Los viajeros confiarán en sus teléfonos móviles para abordar los detalles de sus viajes.

Desde usarlo como billete para embarcar en el avión hasta reservar el trayecto hasta el hotel y enviar mensajes a los asistentes de viaje para solicitar asistencia, el viajero de negocios de hoy en día es dependiente de su teléfono móvil. Esta dependencia aumentará en 2020 a medida que la conectividad mejore gracias a las redes 5G que se están expandiendo por todo el planeta. Esta tecnología inalámbrica exponencialmente más rápida tendrá un impacto sustancial en los viajes, desde permitir que los viajeros tengan videollamadas más vívidas con los que están en casa, hasta impulsar el desarrollo de coches autónomos y sistemas de transporte inteligentes. ¡Quizás incluso veamos un servicio de Wi-Fi rápido en los aviones!

Siguiendo este fenómeno de los dispositivos móviles podemos anticipar el surgimiento de la “súper App” que permitirá a los usuarios realizar múltiples tareas aparentemente no relacionadas dentro de la misma aplicación. Con una aplicación de estas características, un viajero puede revisar las opiniones sobre los restaurantes locales para celebrar una comida de negocios, pagar la cuenta y regresar a la oficina sin tener que abandonar la aplicación.

También contribuye a esta tendencia el hecho de que las generaciones que han crecido con sus manos pegadas a los smartphones están comenzando a dominar el mercado laboral; se pronostica que este año los millennials constituirán la mitad (en inglés) del mercado, a media que los más mayores de la Generación Z comienzan sus carreras. Para ganarse a estos clientes más jóvenes, los proveedores de viajes están invirtiendo en mejorar sus soluciones tecnológicas.

Consejo para travel managers: Las empresas deben equipar a sus empleados para que puedan disfrutar plenamente de todo lo que sus móviles pueden ofrecerles cuando viajan por trabajo. Si una organización falla en este punto, 2020 es el año para trabajar con los equipos de compras y tecnología en una actualización.

La experiencia de viaje estará más personalizada.

Gracias a los análisis avanzados y la creciente cantidad de datos que se recopilan en cada contacto con el cliente, los proveedores pueden desarrollar experiencias y ofertas adaptadas a las necesidades y preferencias de los viajeros. Pero con el aumento de 5G, las cosas están a punto de volverse aún más personales.

Este servicio más rápido está ayudando a avanzar en la inteligencia artificial, la realidad virtual y el internet de las cosas. Este año, se prevé que surjan nuevas aplicaciones y dispositivos, incluso algunos que se conecten y se comuniquen entre sí, que no serán viables en una red 4G.

Con esta tecnología, los viajeros podrán disfrutar de una experiencia 360 de su destino, incluyendo recorridos vrtuales de alta definición por el hotel que están valorando, sin tener que ir a visitarlo. La iluminación, la temperatura y la decoración de las habitaciones del hotel se podrá ajustar automáticamente a las preferencias y estados de ánimo de los huéspedes. Las aplicaciones de realidad aumentada enviarán notificaciones automáticas que ofrecerán a los viajeros opciones personalizadas de restaurantes y tiendas en la zona.

Con algoritmos de IA y big data que revelen más sobre los gustos y los hábitos de los viajeros, cada vez más proveedores utilizarán esa información para ofrecer ofertas personalizadas e intentar vender productos adicionales a lo largo de este año.

 

Consejo para travel managers: Estas ofertas cada vez más personalizadas pueden tener como consecuencia el incremento de los complementos, por lo que es fundamental contar con una política de viajes y gastos que brinde a los viajeros pautas claras sobre qué servicios sí y cuáles no cubre la empresa.

Aparecerá aún más tecnología biométrica.

La tecnología de reconocimiento facial y de huellas digitales ha ido apareciendo en los aeropuertos de todo el mundo, acelerando las filas en los controles de seguridad y las puertas de embarque. En 2020, estas máquinas se convertirán en accesorios permanentes en más aeropuertos, y el Departamento de Seguridad Nacional afirma (en inglés) que el reconocimiento facial se usará en el 97% de los pasajeros que salgan para 2023.

A pesar de que a algunos críticos les preocupa la privacidad, muchos viajeros se sienten cómodos con la idea. Según una nueva encuesta realizada por el Consejo Mundial de Viajes y Turismo (en inglés), el 81% de los estadounidenses que viajan internacionalmente están dispuestos a compartir sus datos biométricos para acelerar sus viajes.

La tecnología biométrica también se popularizará entre los hoteles, algunos de los cuales ya están haciendo uso de la misma. Singapur acaba de lanzar un programa piloto (en inglés) donde los huéspedes de algunos hoteles pueden usar el reconocimiento facial para registrarse en sus habitaciones. Al añadir una capa adicional de seguridad, algunos hoteles también permiten el acceso a la habitación a través de escáneres de huellas digitales (en inglés).

Consejo para travel managers: la mayoría de los viajeros de negocios permiten que los aeropuertos escaneen sus rostros y huellas dactilares, aún así recomendamos trabajar con el equipo de seguridad de la información para formar a los empleados sobre cómo pueden proteger sus datos e identidades.

Los viajes sostenibles serán algo más que un titular.

En 2019, los viajes más sostenibles y el concepto de flygskam (que se traduce como “vergüenza de volar”) despegaron gracias al movimiento contra el cambio climático promovido por la activista sueca Greta Thunberg. En 2020, es probable que veamos crecer a su contrario, tagskryt (o “alardear del tren”) a medida que los viajeros se comprometen a reducir su huella de carbono. Como resultado, se espera que las compañías ferroviarias europeas inviertan en sus infraestructuras.

Los viajeros de negocios (y las empresas) tomarán decisiones cada vez más ecológicas, como elegir las aerolíneas con las que viajan por su eficiencia o volar sin escalas, incluso si el precio del billete es más alto. Algunos incluso pueden optar por volar en clase turista, ya que un asiento de clase business tiene una mayor huella de carbono. Por otro lado, algunas aerolíneas pueden optar por prescindir de la clase business después de que Wizz Air haya solicitado una prohibición en toda la industria (en inglés), mientras que British Airways ha anunciado recientemente (en inglés) su compromiso cero emisiones para 2050.

Los hoteles también están trabajando para que sus operaciones sean más ecológicas con sistemas de energía e iluminación más eficientes, así como programas de conservación del agua. Además, las principales cadenas hoteleras se despedirán de esas pequeñas botellas de agua que se encuentran en la habitación, ya que Marriott, IHG y Hyatt se han comprometido a eliminarlas para 2021.

Consejo para travel managers: se puede hacer que los viajeros se sientan menos culpables por todos los vuelos que cogen incluyendo un programa sostenible. Si necesitas ayuda, ponte en contacto con nuestro equipo de consultores y descarga nuestro Whitepaper sobre viajes sostenibles.